Buscar
  • Galo Aguirre

¿CUÁL ES EL VALOR DE TU EMPRESA?



Existen 3 diferentes metodologías para poder valorar una compañía, una división de la empresa, una línea del negocio, o sus activos. Estas tres metodologías son aceptadas a nivel mundial, la existencia de 3 diferentes metodologías, radica en las circunstancias en las que es realiza la valoración. Es necesario discernir que metodología se aplicará una vez realizado un análisis de la disponibilidad de información y el motivo por el cuál se necesita realizar la valoración.


Análisis de Compañías Comparables


La primera metodología es la más práctica y sencilla, este método se conoce como “Análisis de Compañías Comparables”. Este permite obtener un benchmark con el cuál se puede obtener el valor de la empresa analizada. Esta metodología tiene un rango amplio de aplicaciones, entre los más destacados procesos de compra, venta, fusiones o adquisiciones.


La idea de utilizar empresas comparables para la valoración se basa en la premisa que empresas similares proveen una referencia relevante como punto de valoración, dado que estas empresas comparten las mismas características financieras, dan servicio al mismo mercado, y manejan los mismos riesgos. Por lo tanto, se utilizan diferentes parámetros de valoración para determinar la posición relativa de la empresa analizada con relación a sus comparables.


El núcleo de este análisis implica la selección de un universo de compañías comparables, de las cuales se obtiene un benchmark basado en diferentes estadísticos financieros y radios. Luego los múltiplos transaccionales deben ser calculados para estas empresas, los cuales servirán de referencia para extrapolar el valor de la compañía analizada. Para valorar la empresa se aplicarán los múltiplos obtenidos en los estados financieros relevantes de la empresa analizada.


Existen diferentes métricas de valoración para cada sector; no obstante, las de mayor uso son EV/EBITDA o múltiplos de EBITDA, que relaciona el valor de la empresa con su utilidad antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones. La segunda métrica más utilizada es la relación P/E o radio Precio-utilidades, en esta métrica se relaciona el precio de las acciones de la empresa con las utilidades que genera ésta misma.


Análisis de Transacciones Precedentes


Al igual que el análisis de compañías comparables, el análisis de transacciones precedentes aplica un mecanismo basado en múltiplos para determinar un rango de valoración implícito para una empresa dada, una división de la empresa, una línea del negocio, sus activos.


En esta metodología la premisa son los múltiplos previamente pagados a empresas comparables en procesos de M&A. Esta metodología tiene una amplia opción de aplicaciones, entre las más destacadas es ayudar a determinar un rango de precios potenciales de venta.


De igual manera que el análisis de compañías comparables, la clave de esta metodología radica en la selección apropiada de un universo de comparables que hayan sido tranzadas posteriormente. Y la complejidad radica en la capacidad de obtener un universo robusto de adquisiciones comparables que hayan ocurrido en los 2 o 3 años previos, para garantizar que las condiciones de mercado sean similares. En lo que difiere esta metodología del análisis de compañías comparables, es que normalmente las transacciones que ya se dieron a cabo, el valor final de la adquisición suele ser superior; esto se debe a que generalmente los compradores tienen la oportunidad de generar sinergias como: reducción de costos, incremento de oportunidades de negocio, mejor posicionamiento de negociación en el mercado, entre otros.


DCF análisis


DCF, por sus siglas en inglés (Discounted Cash Flow) es la metodología de valoración comúnmente utilizada por las bancas de inversión, las jefaturas corporativas, la academia, los inversionistas y otros profesionales financieros. Este análisis tiene como premisa que el valor de la firma, una división de la empresa, una línea del negocio, o sus activos, pueden ser computados con el valor presente de los flujos libres de caja futuros.


Para calcular los Flujos libres de caja futuros es necesario considerar diferentes variables financieras que permitan predecir el desempeño de la empresa en los próximos 5 a 10 años. Puesto que en todas las firmas los parámetros financieros son interdependientes, la única herramienta que permite una proyección precisa de cada uno de los parámetros es un modelo financiero dinámico, este modelo debe tener la capacidad de incorporar la evolución de las ventas, evolución de márgenes, inversiones de capital, requisitos de capital de trabajo, necesidades de financiamiento y detalle de inversiones.


El valor de las firmas obtenidas a través del DCF análisis es conocido como el valor intrínseco de la compañía, a diferencia de los valores que se obtienen con las dos metodologías anteriores las cuales generan un valor de mercado. La principal ventaja de esta metodología es que no se ve afectada por factores distorsivos del mercado. Es por este motivo que es la metodología de uso común y la que también se usa como mecanismo de comprobación que las valoraciones de mercado sean correctas.


La principal ventaja del DCF análisis, es que puede ser aplicado cuando la información de empresas comparables es limitado o nulo, o cuando no existen adquisiciones comparables tampoco. Normalmente esta metodología requiere que el flujo libre de caja sea proyectado a 5 años, pero la amplitud de la proyección podrá incrementarse dependiendo del sector en el que la empresa se encuentra, el estado de desarrollo de la firma, y de que tan predecibles son los rendimientos financieros analizados. A parte este tipo de valoración requiere que al final las proyecciones se calcule un valor terminar, el cuál generalmente captura el valor remanente más allá del periodo analizado.


Este tipo de valoración es el más acertado; no obstante, también de los más complejos, pues a demás de requerir una proyección de flujos futuros, necesita el computo de una tasa de descuento con la que se calculará el valor presente de dichos flujos. El WACC (weighted average cost of capital) es la medida más acertada para determinar la tasa de descuento que abarque los riesgos a los que esta expuesta la empresa. El WACC en esencia es el promedio ponderado del costo de capital, o el promedio ponderado de las tasas de riesgo de las fuentes de financiamiento de la empresa, es decir el patrimonio y/o deuda.


Cada una de las metologías antes expuestas requieren de diferentes insumos o fuentes de información, en AAA contamos con todas las herramientas necesarias y un equipo de expertos capaces de elegir la mejor alternativa para empresa. Cualquiera que sea tu motivo para valora tu empresa en AAA podras no solo obtener un valor preciso, pero también una asesoría profesional para poder tomar una decisión acertada, y así marcar la diferencia.

22 vistas
Logo Investment Banking Julio-2020 (6).p

Fundada en 2012, Asesores Advantage Consulting "AAA" es una firma  especializada en desarrollar estrategias de expansión, M&A, obtención de financiamiento alternativo, reestructuración de empresas, y finanzas corporativas dirigidos a cualquier tipo de empresa, sin importar su tamaño y complejidad.

SERVICIOS

  • 60
  • 53
  • 57

ACCESOS

DIRECTOS