Buscar
  • Galo Aguirre

DESORGANIZACIÓN, LA PIEDRA EN EL ZAPATO PARA EL DESARROLLO EMPRESARIAL



La mayor cantidad de personas quedarían asombradas de la manera en la que una solución tan simple y lógica relacionada a la organización de la empresa puede afectar significativamente sus resultados. Tras numerosos años de experiencia como asesores financieros hemos podido evidenciar cómo varios problemas financieros que las compañías presentan se ven relacionados directamente a su organización, y cómo estos factores pasan factura al largo plazo; ventajosamente un diagnóstico oportuno permitirá a cualquier empresa corregir su rumbo para evitar graves problemas. Con mucha frecuencia ocurre que, en países en vías de desarrollo, la constitución de nuevos negocios es realizada de manera empírica y sin una planificación adecuada. Este mal común, no solo produce compañías poco competitivas sino países poco competitivos.


El problema de la falta de organización se encuentra muy inmiscuido en la cultura empresarial del país. Sobran casos en donde la falta de atención a los procesos de la compañía ha resultado en graves inconvenientes internos de la misma. Debido a que la mala organización empresarial proviene de la cultura, entonces, esto hace que a nivel agregado como país seamos poco competitivos en comparación con otras economías mundiales en donde la organización es primordial para el éxito. Un ejemplo importante es el de Japón en donde se trata a las empresas como seres humanos, esto quiere decir que la buena inversión de atención, dinero y tiempo hacen que las empresas consigan alcanzar sus objetivos y lleguen a ser grandes referentes a nivel mundial. Por otro lado, las empresas nacionales se desarrollan sin mayor atención y tiempo a los detalles, haciendo que sus estructuras financieras, administrativas, etc. sean muy débiles y proclives a graves problemas financieros. Comparativamente, el modelo japonés intenta enseñar que una empresa que no está constituida en cimientos fuertes está destinada al fracaso. Esta idea ha hecho de Japón un país muy desarrollado e importante a nivel mundial, con el cual es imposible competir porque las empresas nacionales se enfrentan a baja productividad, uso de fondos ineficientes, incurrir en financiamiento innecesario, mal manejo de inventario, mal control de cartera, entre otros, como resultado de la mala cultura empresarial. 


La constitución de empresas miopes, por su incapacidad de ver más allá del corto plazo, no permite establecer procesos adecuados que posteriormente serán primordiales para el buen funcionamiento de la compañía; la principal razón, porque es común esta situación, es que la organización de procesos en una compañía es difícil de determinar antes de que la compañía funcione; es decir, varios de los procesos y sus respectivos problemas son únicamente visibles, cuantificables y analizables una vez que ya la compañía se encuentre en funcionamiento. Financieramente, los procesos inadecuados suelen ser la principal fuente de problemas que una compañía pueda sufrir.  Por ello, en la planificación inicial de la compañía se deben considerar aspectos lógicos en donde las interacciones personales, la gestión de documentos, el manejo de inventario, políticas de crédito, entre otros, esté siempre diseñado con el afán de que, en la medida más eficiente, resulte fácil su manejo. 


En los inicios de las compañías la reducida cantidad de personal, bajo nivel jerárquico y pequeña cantidad de trámites realizados hacen que se busquen soluciones curativas a los problemas de organización y, por ello, es difícil encontrar problemas en los procesos. La falta de soluciones preventivas hace que estos problemas organizacionales se mantengan dificultando más una futura solución. De esta manera, a medida que el tamaño de la empresa aumenta los malos procesos se acentúan y se vuelven más evidentes. En estas circunstancias, las fallas hacen que las empresas empiecen a tener problemas en áreas como la distribución, comercialización y gestión administrativa-financiera. Por ello, las empresas crecen con serios inconvenientes en el área de costos al financiar procesos innecesarios, atrasos en todas las áreas del negocio por la falta de organización y, dada la mala contabilidad, no se tiene una visión real de los verdaderos problemas que suceden.


Este tipo de problemas requiere de soluciones preventivas que eliminen los inconvenientes de raíz, en donde la frase “mientras más rápido mejor” es clave. Los estudios financieros permiten ser buenas fuentes de soluciones para enfrentar este tipo de problemas. Los estudios financieros bien realizados utilizan modelos financieros que permiten visualizar el funcionamiento global de las empresas y entregan una imagen acertada del manejo de la misma. El beneficio de los modelos financieros es que identifican el origen del problema y las secuelas del mismo. Por ejemplo, si una empresa tiene desorganizado la estructura de cobros esto hace que las cuentas por cobrar aumenten, y tengan que buscar fuentes externas para poder inyectar liquidez a la firma. Por otro lado, al identificar el problema en la mala gestión de cobro, es posible plantear soluciones como: gestionar fechas límite de cobros, establecer política de comisiones vinculado a la cobranza, evaluar gestión de responsables de cobranza. De igual manera, una buena planificación financiera puede neutralizar, más no eliminar problemas relacionados al proceso. La planificación financiera se encarga de depurar y encontrar la manera más optima de hacer las cosas. Estas soluciones preventivas son de gran utilidad y permiten una reacción rápida y eficiente por parte de las empresas para poder atacar este tipo de problemas.


Los problemas de la organización y los procesos llegan a ser tan importantes que pueden determinar la continuidad o no de un negocio. Estos problemas llegan a tener graves repercusiones financieras que se vuelven evidentes a medida que crecen las compañías. Lastimosamente, varias empresas sufren de malestares relacionados a su organización. Sin embargo, todos tienen solución siempre y cuando se ataque los problemas a tiempo y la solución sea de raíz. Si estos inconvenientes se mantienen, con mucha certeza afectarán la situación financiera de la empresa, repercutiendo a su vez a la economía del país. Es preciso mejorar la cultura empresarial del país, canalizando esfuerzos en construir buenas bases que se enfoquen en todos los aspectos del negocio, en especial en partes fundamentales como la organización de la compañía.


En AAA ofrecemos servicios de diagnóstico financiero, para lo cual será necesaria la estructuración de un modelo financiero, con el mismo es posible observar el funcionamiento integral de la compañía e identificar la fuente de los problemas financieros y/o oportunidades de mejora. Dejar en manos de expertos, el análisis de su empresa, es una decisión acertada que marcará la diferencia.

3 vistas
Logo Investment Banking Julio-2020 (6).p

Fundada en 2012, Asesores Advantage Consulting "AAA" es una firma  especializada en desarrollar estrategias de expansión, M&A, obtención de financiamiento alternativo, reestructuración de empresas, y finanzas corporativas dirigidos a cualquier tipo de empresa, sin importar su tamaño y complejidad.

SERVICIOS

  • 60
  • 53
  • 57

ACCESOS

DIRECTOS